Diccionario Biográfico de España (1808-1833)
De los orígenes del liberalismo a la reacción absolutista
Alberto Gil Novales

Francisco de Goya, El 2 de mayo de 1808 o La lucha de los mamelucos (detalle), 1814. Museo Nacional del Prado (Madrid)   José Casado del Alisal, Juramento de los primeros diputados a Cortes en 1810 en la iglesia de San Pedro y San Pablo en San Fernando, Cádiz (detalle), 1813. Archivo del Congreso de los Diputados (Madrid)   Antonio Gisbert Pérez, Fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga (detalle), 1888. Museo Nacional del Prado (Madrid)

Para consultar el diccionario seleccione una inicial
a b c d e f g h i j k l m n o p q r s t u v w x y z

Para consultar el diccionario, puede buscar por texto.

 Buscar en nombres y títulos  
 Buscar en Descripciones  
Debe seleccionar tipo de búsqueda para activarla.
 Todas las palabras  
 Alguna palabra  
 Exactamente  



Tabuenca, Francisco


(? - Zaragoza, mayo 1818). Hermano de Juan Antonio, Mariano, Manuel y Matías Tabuenca. Capitán graduado de teniente coronel del batallón de Gastadores de Aragón. Sobre su conducta Juan Sánchez Cisneros emite un juicio completamente negativo: Tabuenca no reconoció jamás al batallón de Gastadores aragoneses, pues había proyectado organizar una partida con «el miserable resto del antiguo batallón que en Zaragoza perteneció al cuerpo de Ingenieros». Es cierto que contribuyó a la defensa de Zaragoza, por los conocimientos que tenía de fortificación. Luego tomó parte en la batalla de Alcañiz, y por orden de Blake pasó a Tortosa, con el fin de que reuniese más tropa y se hiciesen todos zapadores. El general Obispo le admitió, sin embargo, lo mismo que a todos los Tabuenca. La Bisbal ordenó a Francisco el levantamiento de un batallón, pero no quiso, ni dejó ir a su hijo, ni a su hermano Matías, y a otros oficiales y soldados, por lo que se le dio de baja. Quedó en Tortosa, donde Matías y Francisco fueron hechos prisioneros, y en tal condición llevados a Zaragoza. Allí se fugó Matías, y fue llevado a Peñíscola por insubordinación. Francisco quedó de paisano en la capital aragonesa, tan tranquilo hasta que entraron los españoles. La versión del interesado, Zaragoza, 18 marzo 1815, es naturalmente muy diferente. Villava califica a los «fulanos Tabuenca» de meros albañiles de Zaragoza, promovidos por Palafox a capitanes de Ingenieros. Parece que aquí se enfrentan dos principios: el del ejército regular, que representan Sánchez Cisneros y Villava, y el de la iniciativa individual, del guerrillero, que para Sánchez Cisneros en este caso es simple abandono de las obligaciones más elementales. (La Sala Valdés 1908; AGMS; Villava 1811)



0 / 0

Diccionario Biográfico de España (1808-1833)
De los orígenes del liberalismo a la reacción absolutista
Alberto Gil Novales


ENVIAR ENLACE WEB A AMIG@



Enviar a:


Nombre del remitente:


Email del remitente:


Asunto: