Diccionario Biográfico de España (1808-1833)
De los orígenes del liberalismo a la reacción absolutista
Alberto Gil Novales

Francisco de Goya, El 2 de mayo de 1808 o La lucha de los mamelucos (detalle), 1814. Museo Nacional del Prado (Madrid)   José Casado del Alisal, Juramento de los primeros diputados a Cortes en 1810 en la iglesia de San Pedro y San Pablo en San Fernando, Cádiz (detalle), 1813. Archivo del Congreso de los Diputados (Madrid)   Antonio Gisbert Pérez, Fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga (detalle), 1888. Museo Nacional del Prado (Madrid)

Para consultar el diccionario seleccione una inicial
a b c d e f g h i j k l m n o p q r s t u v w x y z

Para consultar el diccionario, puede buscar por texto.

 Buscar en nombres y títulos  
 Buscar en Descripciones  
Debe seleccionar tipo de búsqueda para activarla.
 Todas las palabras  
 Alguna palabra  
 Exactamente  



Tapia, Eugenio de


(Ávila, 18 julio 1776 - ?, 4 agosto 1860). Hijo de José de Tapia y de Ángela García, cursó en la Universidad de Ávila tres años de Filosofía y cuatro de Teología, y estuvo otros tres en el Seminario Conciliar como colegial interno. Estudió después Jurisprudencia en Toledo y Valladolid, y Práctica Forense con un abogado en Madrid. Escribió Idomeneo, Madrid, 1799, drama trágico en un acto; tradujo de Alexandre Duval El preso o el parecido, drama en un acto, Madrid, 1800; Adolfo y Clara o los dos presos, Madrid, 1801; y otras tres o cuatro operetas; y la tragedia de Lemercier: Agamenón, que fue representada por Máiquez en 1812. Estuvo año y medio en Londres, comisionado por la Compañía de Filipinas. Siguió Viaje de un curioso por Madrid, 1807. En 1808 comenzó a publicar con Quintana el Semanario Patriótico, se refugió con su esposa María Jesús Monasterio en Valencia; pudo publicar Dupont rendido, Madrid y Cádiz, 1808 (reimpreso en Demostración de la lealtad española, III); y, según la atribución de Riaño, aunque con muy fundadas dudas, La Constitución de España puesta en canciones de música conocida. Para que pueda cantarse al piano, al órgano, al violín, al bajo, a la guitarra, a la flauta, a los timbales, al harpa, a la bandurria, a la pandereta, al tamboril, al pandero, a la zampoña, al rabel; y todo género de instrumentos campestres; por un aprendiz de poeta, Cádiz, 1808, nueva edición con algunas composiciones nuevas y «cuatro decretos del rey intruso, en Zorongo», 1810. La Constitución aludida es la de Bayona, y toda la composición es satírica. En noviembre de 1809 pasó a Sevilla y luego a Cádiz, donde fue nombrado secretario de la Compañía de Filipinas, individuo de la Comisión de Instrucción Pública, vocal de la Junta de Censura y director de la Gazeta de la Regencia. Intervino en la polémica entre Capmany y Quintana, con Chismografía literaria, Cádiz, 1811. Se dice que hacia 1811 inventó el término servil, con su acepción política. Adolfo de Castro le atribuye La muerte de la Inquisición. Égloga sepulcral, sin pie de imprenta, pero Cádiz, 1813. Volvió a Madrid en 1814, año en que fue elegido académico de la Española. Una delación por supuesta conspiración le mantuvo nueve meses en las cárceles del Santo Oficio, algo que le marcó profundamente, pues en ese tiempo perdió un hijo. Por la causa que se le entabló al Semanario Patriótico pagó en 1816, 1817 y 1818 2.800 reales. Publicó Cartas a Sofía en prosa y verso, sobre la física, química e historia natural, Madrid, 1819, obra traducida del francés. Con la revolución de 1820 fue redactor primero de la Gaceta y director de la Imprenta Nacional, 1820-1823; colaboró en El Constitucional. Fue diputado por Ávila, 1820-1822; publicó sus Ensayos satíricos, 1820, con el seudónimo de Licenciado Machuca; y sus Poesías, 1821. Tomó parte en la preparación del plan de estudios en 1821, fue nombrado académico de la Nacional, en la sección de Literatura y Artes, 1822-1823, y publicó Exposición sobre el proyecto de venta de la Imprenta Nacional, Madrid, 1822. En 1823 se retiró a Barcelona, y de allí a Francia, no volviendo a Madrid hasta 1831, lo que no le impidió dar a la estampa un Manual de práctica forense, Madrid, 1824 (3ª edición, 1832); un Manual teórico-práctico de los juicios de inventario y partición de herencias, Barcelona, 1825 (3ª edición, 1832); y un febrero novísimo, Valencia, 1828-1831, 7 vols. Tradujo del latín al castellano la Teórica del arte de notaría, de Vicente Gibert, Barcelona, 1828. Magistrado honorario de la Audiencia de Valladolid, publica Elementos de jurisprudencia mercantil, Valencia, 1829. Javier de Burgos le nombró subdelegado de Fomento de Tarragona, pero renunció. Individuo de la Comisión del Código Civil, 30 enero 1834. Magistrado honorario de la Audiencia de Valencia. Individuo de la Dirección General de Estudios, 1834, y luego vocal del Consejo de Instrucción Pública. Procurador por Ávila en 1836, no llegó a tomar asiento por los sucesos de La Granja. Publica La bruja, el duende y la Inquisición, Madrid, 1837, con el seudónimo de Valentín del Mazo y Correa. Senador por Ávila, 1838, pero renunció. Publica Discurso histórico-crítico sobre la decadencia del imperio musulmán en España, Madrid, 1838; Los cortesanos y la revolución, novela, Madrid, 1838-1839; El hijo predilecto o la parcialidad de una madre, comedia, Madrid, 1839; Historia de la civilización española, Madrid, 1840; Prontuario de contratos y sucesiones hereditarias, Valencia, 1840; Tratado de los recursos de fuerza, Valencia, 1841. Director de la Biblioteca Nacional, 1843, hasta su jubilación el 30 de mayo de 1847. Publica Guía de la infancia, Barcelona, 1844; el periódico El Museo Literario, Madrid, 1844 (sólo salieron tres cuadernos); y todavía la oda A la memoria de... Nicolás de Azara, Madrid, 1853. Muchos de estos libros tuvieron varias ediciones. Póstumamente se ha publicado Sevilla restaurada, Sevilla, 1948. Cuando murió era mayordomo del Santísimo Sacramento. (Valle y Bárcena 1859; Palau y Dulcet 1948; Subirá 1949; Riaño de la Iglesia 2004; Lista Real Archicofradía 1861; Redactor General de España, 3 abril 1821)



0 / 0

Diccionario Biográfico de España (1808-1833)
De los orígenes del liberalismo a la reacción absolutista
Alberto Gil Novales


ENVIAR ENLACE WEB A AMIG@



Enviar a:


Nombre del remitente:


Email del remitente:


Asunto: