Diccionario Biográfico de España (1808-1833)
De los orígenes del liberalismo a la reacción absolutista
Alberto Gil Novales

Francisco de Goya, El 2 de mayo de 1808 o La lucha de los mamelucos (detalle), 1814. Museo Nacional del Prado (Madrid)   José Casado del Alisal, Juramento de los primeros diputados a Cortes en 1810 en la iglesia de San Pedro y San Pablo en San Fernando, Cádiz (detalle), 1813. Archivo del Congreso de los Diputados (Madrid)   Antonio Gisbert Pérez, Fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga (detalle), 1888. Museo Nacional del Prado (Madrid)

Para consultar el diccionario seleccione una inicial
a b c d e f g h i j k l m n o p q r s t u v w x y z

Para consultar el diccionario, puede buscar por texto.

 Buscar en nombres y títulos  
 Buscar en Descripciones  
Debe seleccionar tipo de búsqueda para activarla.
 Todas las palabras  
 Alguna palabra  
 Exactamente  



Urbina Urbina, José de, III conde de Cartaojal


(?, 1761 - ?, 1833). Hermano probablemente del anterior, vecino de Antequera, a quien en 1788 se autorizó el uso en España del título napolitano de conde de Cartaojal, y de su mujer y prima María de los Remedios Urbina y Mancha. El título se otorgó en 1744 a Juan Antonio de Urbina Serrano, padre de María de los Remedios. Participó en la guerra de 1793 contra Francia, ascendiendo a brigadier, 1795. Tomó parte asimismo en la campaña de Portugal, 1801. Mariscal de campo, octubre 1802, gracias a la protección de Godoy, comandante general del cordón de tropas de Castilla la Nueva, y gobernador de Salamanca. En 1805 pasa a Valencia, y al poco tiempo a Galicia. Teniente general, 1808. En mayo de 1808 era comandante de la división de Ares, en El Ferrol, no secundó el movimiento revolucionario. Sirvió no obstante en la Guerra de la Independencia a las órdenes de Castaños y en La Mancha en 1809 contra Sebastiani. Se le formó causa por su conducta militar en la acción de Ciudad Real, 27 marzo 1809, y retirada del Viso, pero el 10 de marzo de 1810 se le declaró libre de cargos, aunque parece ser que en primera instancia había sido sentenciado a la pena capital. Por no haberse cumplido protestó el diputado Domingo García Quintana, en su Manifiesto de 1811. Como su causa se alargó, un tal J. M. R. pedía que se concluyese (Diario Mercantil de Cádiz, 12 noviembre 1812). Le defendió Juan de la Serna Salcedo. De afrancesado notorio le trata la Gazeta de Valencia, 20 julio 1810. Su oficio a la Junta de La Carolina, Venta de Cárdenas, 28 marzo 1809, en Gazeta de Valencia, 11 abril 1809. José I le nombró en 1810 consejero de Estado. Pero acaso su delito no era tanto la traición, cuanto la ineptitud, en cuestiones militares, se entiende. Desde el 1 de enero de 1820 hasta el 30 de julio de 1825 permaneció en Antequera. Por sus opiniones liberales fue inquietado en 1823, por lo que sólo será purificado en segunda instancia. (Martin 1969; AGMS; Catálogo Títulos 1951; Diario Mercantil de Cádiz, cit. y 22 marzo 1810; Queipo de Llano 1953; Romera 2004; García Quintana 1811; Riaño de la Iglesia 2004; Zaonero 1998)



0 / 0

Diccionario Biográfico de España (1808-1833)
De los orígenes del liberalismo a la reacción absolutista
Alberto Gil Novales


ENVIAR ENLACE WEB A AMIG@



Enviar a:


Nombre del remitente:


Email del remitente:


Asunto: