Diccionario Biográfico de España (1808-1833)
De los orígenes del liberalismo a la reacción absolutista
Alberto Gil Novales

Francisco de Goya, El 2 de mayo de 1808 o La lucha de los mamelucos (detalle), 1814. Museo Nacional del Prado (Madrid)   José Casado del Alisal, Juramento de los primeros diputados a Cortes en 1810 en la iglesia de San Pedro y San Pablo en San Fernando, Cádiz (detalle), 1813. Archivo del Congreso de los Diputados (Madrid)   Antonio Gisbert Pérez, Fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga (detalle), 1888. Museo Nacional del Prado (Madrid)

Para consultar el diccionario seleccione una inicial
a b c d e f g h i j k l m n o p q r s t u v w x y z

Para consultar el diccionario, puede buscar por texto.

 Buscar en nombres y títulos  
 Buscar en Descripciones  
Debe seleccionar tipo de búsqueda para activarla.
 Todas las palabras  
 Alguna palabra  
 Exactamente  



Urquijo y Murga, Mariano Luis de


(Bilbao, 8 septiembre 1768 - París, 3 mayo 1817). Hijo de Francisco Policarpo de Urquijo y Beraza, caballero de Carlos III, y de María Andrea Ramona de Murga y Acha. Estudió Leyes en Madrid y en Salamanca, y después residió varios años en Inglaterra. Publicó en Madrid, 1791, La muerte de César, tragedia de Voltaire; a la que acompañaba un Discurso sobre el estado actual de nuestros teatros y necesidad de su reforma, que fue a su vez traducido al italiano, y publicado en Madrid, 1792. Estuvo confinado en Pamplona, 1791, siendo liberado con la obligación de residir en algún pueblo de Vizcaya. La Inquisición le abrió un proceso, pero le protegió el conde de Aranda, quien le nombró primer oficial de la Secretaría de Estado, 1792; secretario de Embajada en Londres, 5 febrero 1796; primer ministro interino, 1796, en cuyo puesto el 31 de octubre nombró a Goya primer pintor de cámara; luego fue embajador en la República Bátava, 1797; caballero pensionado de Carlos III, 1798; ministro de Estado, 17 agosto 1798 - 13 diciembre 1800, en cuyo tiempo acogió calurosamente a Alejandro de Humboldt, en su visita a España. Goya hizo hacia 1796-1800 un espléndido retrato de Urquijo, que se halla en la Academia de la Historia. Urquijo continuó la alianza con el Directorio, aunque en agosto de 1799 inició negociaciones con Inglaterra. Nunca se llevó bien con Azara. Abolió la esclavitud en España, favoreció la introducción de la vacuna, facilitó el viaje científico de Humboldt en América, es decir, fue un ministro ilustrado. Protector de la Academia de San Fernando, de enero de 1799 a diciembre de 1800. La llegada al poder del primer cónsul va a complicar las cosas. Bonaparte desconfía de las relaciones de Urquijo con los elementos avanzados, incluso los jacobinos de París, y le molestó que a finales de 1799 se prohíba a un librero de Madrid publicar sendas traducciones de las campañas de Italia y de Egipto. Firmó en 1800 el Tratado de Aranjuez, por el que se cedía a Francia Parma, la isla de Elba y Luisiana a cambio del reino de Etruria para el infante Luis de Parma. Fue destituido por su actitud ante Bonaparte, y por su política anticlerical, consistente en poca simpatía por la Inquisición y en que a la muerte de Pío VI, en 1799, buscó la independencia de la Iglesia española en materia de investiduras canónicas y dispensas matrimoniales, concediendo a los obispos españoles la plenitud de sus facultades, al tiempo que se reservaba su confirmación. Se le obligó a residir en Bilbao, luego fue encarcelado en Pamplona, se le puso en libertad, volvió a Bilbao, y de nuevo fue encarcelado permaneciendo preso hasta marzo de 1808. Intentó en Vitoria que Fernando VII no prosiguiese su viaje a Francia. Foy publica su carta a Gregorio de la Cuesta, Vitoria, 13 abril 1808, en la que le cuenta el recibimiento que le ha hecho Fernando VII y la ceguera de todos sus consejeros; termina con el dolor de España, que sólo le permite llorar. Después se hizo afrancesado. Consejero honorario de Estado, fue convocado el 23 de mayo de 1808 a la Junta de Bayona, de la que fue secretario, y cuya Constitución firmó. Como consejero de Estado fue uno de los primeros en cumplimentar al nuevo rey en la quinta de Marrac, 7 junio 1808 (Diario de Madrid, 13 junio 1808). Y fue él, en la misma fecha, el que ejerció de ministro de Justicia, para refrendar los nombramientos de los demás ministros (Gazeta de Madrid, 13 octubre 1808). Fue también con José secretario de Estado, durante todo el reinado, excepto en las ausencias. Como los demás afrancesados de relieve se vio obligado a abandonar Madrid, a consecuencia de la batalla de Bailén. Sus cartas al gobernador del Consejo de Castilla y al obispo de Orense, París, 8 septiembre 1808, una memoria ministerial y una carta de Carlos Gimbernat, respuesta a otra suya, se publican en las Memorias de José Bonaparte. En abril de 1809 la Junta Central le confiscó los bienes y le declaró traidor. El mismo año su rey le asignó, como ministro, un millón de reales en cédulas hipotecarias. Adquirió también varias fincas urbanas y rústicas en concepto de bienes desamortizados. En abril de 1811 acompañó a José a París. Su nombre figuraba en la Gazeta de Madrid, 21 noviembre 1811, entre los que se habían suscrito con 500 reales en favor de los nuevos establecimientos de Beneficencia. Después de la batalla de Vitoria, 21 junio 1813, acompañó a José I a Burgos, y ya se internó en Francia. En el exilio francés cobraba 1.000 francos mensuales. Al producirse la abdicación de Napoleón, escribió a Fernando VII, felicitándole y solicitando el perdón para sí y para todos los empleados que habían servido a sus órdenes. Murió como consecuencia de una indigestión. (Palau y Dulcet 1948; Diccionario Historia 1968; Fugier 1930; Foy 1829, IV; Sanz Cid 1922; Mercader 1983; Sierra Nava 1963; Gazeta Extraordinaria de Zaragoza, 9 agosto 1808; Tulard 1987; Ramírez Aledón 1996b; AHN, Estado, legs. 1 P y 10 C, legs. 29 E y 29 H, doc. 256; Farinelli 1924; Ceballos-Escalera 1997, quien da la fecha de nacimiento de 9 de septiembre de 1769; Bédat 1974; Fernández Sirvent 2005; Páez 1966)



0 / 0

Diccionario Biográfico de España (1808-1833)
De los orígenes del liberalismo a la reacción absolutista
Alberto Gil Novales


ENVIAR ENLACE WEB A AMIG@



Enviar a:


Nombre del remitente:


Email del remitente:


Asunto: