Diccionario Biográfico de España (1808-1833)
De los orígenes del liberalismo a la reacción absolutista
Alberto Gil Novales

Francisco de Goya, El 2 de mayo de 1808 o La lucha de los mamelucos (detalle), 1814. Museo Nacional del Prado (Madrid)   José Casado del Alisal, Juramento de los primeros diputados a Cortes en 1810 en la iglesia de San Pedro y San Pablo en San Fernando, Cádiz (detalle), 1813. Archivo del Congreso de los Diputados (Madrid)   Antonio Gisbert Pérez, Fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga (detalle), 1888. Museo Nacional del Prado (Madrid)

Para consultar el diccionario seleccione una inicial
a b c d e f g h i j k l m n o p q r s t u v w x y z

Para consultar el diccionario, puede buscar por texto.

 Buscar en nombres y títulos  
 Buscar en Descripciones  
Debe seleccionar tipo de búsqueda para activarla.
 Todas las palabras  
 Alguna palabra  
 Exactamente  



Vadillo Hernández, José Manuel


(Cádiz, h. 1774 - Cádiz, 8 enero 1858). Hijo de José Vadillo, vizcaíno, y de Ana María Hernández, de Cádiz. Estudió Teología en Orihuela y en Sevilla, y Derecho también en Orihuela, doctorándose y llegando a opositar en Sevilla a una plaza de canónigo magistral. Pero lo pensó mejor y se hizo abogado de los Reales Consejos. El 20 de noviembre de 1801 leyó en la Academia de la Concepción de Madrid el Discurso sobre si la sociedad civil está autorizada para imponer la pena de muerte, y límites que moderen esta facultad, en el que se muestra partidario de la citada pena. El 28 de marzo de 1805 leyó en la Sociedad Económica de Sevilla una Memoria en que se examina si la moneda es común medida de los géneros comerciables, y el influjo de la legislación y los gobiernos en el valor de la moneda y del interés del dinero, que publicará después en Cádiz, 1812, en la que se muestra partidario de Adam Smith y Jean-Baptiste Say. Secretario de la Junta de Presidencia, preparatoria de las elecciones en Cádiz, 13 julio 1810. Firma los manifiestos de la misma, 16 julio y 16 agosto 1810. Autor de una «Carta a El Observador. Reflexiones acerca de la Constitución política», 1810, publicada antes, como su título indica, en El Observador, periódico de Cádiz; y de una «Cartilla política», publicada primeramente en el número 15 del mismo periódico, 25 septiembre 1810. Diputado por Jaén en las Cortes de Cádiz, 1810. Miembro de la comisión encargada en Cádiz, 22 septiembre 1810, de estudiar las excepciones al alistamiento general. Vocal suplente de la Junta Superior de Cádiz, 1 octubre 1810, titular, 30 agosto 1811. Probable autor de un artículo comunicado, firmado J. M. de V., en el Diario Mercantil de Cádiz, 19 y 20 noviembre 1810: admite la soberanía nacional en el seno de una monarquía moderada hereditaria. Autor de Escritos presentados al gobierno español el año de 1809, Cádiz, 1811, que son tres: Necesidad de reformar nuestros códigos; Respuesta a las ocho cuestiones del decreto de 22 mayo 1809 sobre recursos para la guerra; y ¿La arbitrariedad en los juicios es un mal que podrá evitar siempre la legislación? (amplio extracto en Semanario Patriótico, 22 agosto 1811). Miembro de la Junta gaditana de Censura, 1811, se hizo amigo de Quintana, Argüelles, Toreno y Álvarez Guerra, y se mostró al parecer celoso constitucionalista. Si J. V. son sus iniciales, intervino en la polémica entre Quintana y Capmany con Chismografía literaria, Cádiz, 1811 (fechado a 2 de junio). Publicó Demostración de los distinguidos servicios que por la sagrada causa de nuestra independencia nacional lleva hechos hasta ahora la ilustre ciudad de Cádiz, Cádiz, 1811. Niega en carta publicada en Diario Mercantil de Cádiz, 23 marzo 1812, que sea suyo el artículo firmado también J. M. de V.; en Diario Mercantil de Cádiz, 15 marzo 1812, en favor de Narciso Rubio. Colaboró en El Redactor General, con el artículo «Policía», y otros dos, sin título, sobre patria y sobre el discurso preliminar del proyecto de Constitución, en los números de los días 1, 14 agosto y 12 septiembre 1811. Firmó con los demás de la Junta de Censura una representación a las Cortes, 10 marzo 1813, en la que presentan su dimisión, porque todos los cargos deben renovarse. Diputado por Cádiz, 1813-1814; jefe político de Jaén, abril 1813. Publicó «Habitantes de la provincia de Jaén», proclama fechada a 17 mayo 1813, La Abeja Española, 28 mayo 1813. Diputado a Cortes por Cádiz, 1813-1814. Junto con Capaz, Canga Argüelles, Antillón, Falcó, Ortiz e Inca firma un artículo, Isla de León, 21 noviembre 1813, El Redactor General, 23 noviembre 1813, gratis, en el que no se oponen al traslado de las Cortes a Madrid, pero no lo quieren precipitado, porque la fiebre todavía no se ha extinguido en Cádiz, y porque el número de carruajes necesarios amenaza los intereses de sus dueños y del Estado. Publica Reflexiones sobre algunos puntos de la legislación criminal, Madrid, 1814, en las que recoge el Discurso de 1801. Entre 1814 y 1820 se quedó en España, pero no fue molestado, lo que produjo bastante admiración. Se le atribuye haberse dolido de no haber llegado a tiempo de firmar el Manifiesto de los persas. Se dice que pertenecía a la masonería, y que en 1817 se entrevistó con el conde del Montijo para asegurar la unidad de los ritos masónicos. Diputado a Cortes por Cádiz, 1820-1822. Publica Discurso sobre los medios de fomentar la industria española y contener o reprimir el contrabando, Madrid, 1821, en el que invita a no vestirse o a no usar más muebles que los producidos en España. J. F. C. (José Fernández de Castro), en un artículo titulado «Cuadro de las contrarias y contradictorias para añadirse en la primera reimpresión a la lógica del Goudin», recoge las proposiciones de Cavaleri Pazos sobre Vadillo, clasificadas en Proposiciones sobre sabiduría y Proposiciones sobre virtud. En cuanto a sabiduría Cavaleri en El Redactor General, 4 marzo 1812, califica a Vadillo de gran filósofo; en el prólogo a los Entremeses de Cervantes le llama sabio joven; en la Carta suasoria menciona su insuficiencia, en el juicio del 23 de enero (sic) entra en el número de personas ignorantes, poseídas de necio orgullo; y en el juicio de 19 de marzo (sic) le trata de ignorante y estúpido. En cuanto a virtud, en el prólogo a los Entremeses Vadillo es «la persona más virtuosa de cuantas he conocido y tratado»; en la Carta suasoria dice que sabe cambiar de semblante, «acomodándose a la fisonomía de cuantos le tratan. Luego le acusa de haberse graduado de doctor en Teología con certificaciones falsas, sin haberse graduado previamente. Concluye con una sentencia del Diario Mercantil de Cádiz, 1 abril 1821: «Con concepto a todo, yo me atrevo a jurar sin temeridad que un hombre, que tan manifiestamente se contradice en sus ideas y principios, no es sujeto, como suele decirse, de dos caras, porque a tenerlas, no saldría al público con la que sale todos los días» (Diario Gaditano, 4 abril 1821). Lo notable de la última frase es que es la misma que J. F. C. emplea contra Clararrosa, según este mismo cita en «Chismografía estimulante», Diario Gaditano, 2 abril 1821. Jefe político de Jaén, 1821-1822, por influjo de Juan Álvarez Guerra, si hemos de creer a Cavaleri Pazos, pero revalidado por el Ayuntamiento de la ciudad en julio de 1822. El Patriota, periódico de la Tertulia Patriótica de Sevilla, le felicita, junto a Bartolomé Gutiérrez Acuña, por su pasada labor como diputado (reproducido en Diario Gaditano, 12 mayo 1822). Formó parte también de la Junta consultiva que se formó entonces. Ministro de Ultramar, 5 agosto 1822, aunque ausente. El 25 de abril de 1823 es nombrado ministro interino de Estado sólo hasta que haya leído la memoria como ministro de Ultramar. Después emigró a Gibraltar, y de aquí a Londres, pero por motivos familiares y de salud regresó a Gibraltar, de donde fue expulsado después de 1824, pudiendo pasar a Francia. Dio a la imprenta Apuntes sobre los principales sucesos que han influido en el actual estado de la América del Sur, París, 1829, segunda edición, 1830, y tercera Cádiz, 1836, con nueva edición a mi cargo en Madrid, 2006. La riqueza de su documentación le convierte en uno de los autores más importantes de su época. En agosto de 1830 formó parte en París de un Directorio moderado, para acabar con el absolutismo en España, que luego al trasladarse al sur fue conocido con el nombre de Junta de Bayona. Se negó a asistir a la reunión de españoles emigrados, convocada en París para el 25 de mayo de 1831, por considerarla contraproducente. Procurador por Cádiz, 1834-1835, y diputado por Cádiz a las Constituyentes de 1836-1837, senador electivo por Cádiz, juró el 20 de noviembre de 1837, presidente de la Junta de Cádiz en 1840, firma como tal la circular de 8 de octubre de 1840, en la que se pide el reparto de tierras en suertes iguales; diputado de nuevo por Cádiz en 1841-1842, y en la primera legislatura de 1843. Publicó Breves observaciones sobre libertad y prohibiciones de comercio, Madrid, 1842, en las que se muestra librecambista. Siguió Sumario de la España económica de los siglos XVI y XVII, Cádiz, 1843, obra en la que reimprime las Breves observaciones. Publicó después Reflexiones sobre la urgencia de remedio a los graves males que hoy se padecen en España por causa de muchas monedas que circulan en ella, Madrid, 1846; Concordato de 1851 analizado, Madrid, 1851 (lo considera un craso error); e Indicaciones sobre ferrocarriles españoles, Madrid, 1854. Vadillo es autor de alguna importancia, al que acaso convenga el adjetivo de tornasolado, que le aplicó Cavaleri Pazos. Estuvo casado con Concepción de Imaz, quien le precedió en la muerte. Testó ante el escribano Joaquín Rubio, falleciendo de catarro pulmonar, después de recibir la extremaunción. Gran parte de sus libros y papeles los entregó a la biblioteca provincial de Cádiz. (Gil Novales 1975b; Palau y Dulcet 1948; ACD, Serie General de Expedientes, leg. 104, nº 82 y 93; Riaño de la Iglesia 2004; Moratilla 1880; Diario Mercantil de Cádiz, cit. y 19 julio, 19 agosto, 24 septiembre, 1 octubre y 19 y 20 noviembre 1810; El Redactor General, cit. y 5 septiembre 1811 y 23 marzo y 15 abril 1813; Miquel i Vergés 1956; Cavaleri 1821; Cortes 1841; Gómez Imaz 1910: Castro 1913; El Dardo, nº 3, 1831; Ramos Rovi 2003)



0 / 0

Diccionario Biográfico de España (1808-1833)
De los orígenes del liberalismo a la reacción absolutista
Alberto Gil Novales


ENVIAR ENLACE WEB A AMIG@



Enviar a:


Nombre del remitente:


Email del remitente:


Asunto: