Diccionario Biográfico de España (1808-1833)
De los orígenes del liberalismo a la reacción absolutista
Alberto Gil Novales

Francisco de Goya, El 2 de mayo de 1808 o La lucha de los mamelucos (detalle), 1814. Museo Nacional del Prado (Madrid)   José Casado del Alisal, Juramento de los primeros diputados a Cortes en 1810 en la iglesia de San Pedro y San Pablo en San Fernando, Cádiz (detalle), 1813. Archivo del Congreso de los Diputados (Madrid)   Antonio Gisbert Pérez, Fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga (detalle), 1888. Museo Nacional del Prado (Madrid)

Para consultar el diccionario seleccione una inicial
a b c d e f g h i j k l m n o p q r s t u v w x y z

Para consultar el diccionario, puede buscar por texto.

 Buscar en nombres y títulos  
 Buscar en Descripciones  
Debe seleccionar tipo de búsqueda para activarla.
 Todas las palabras  
 Alguna palabra  
 Exactamente  



Abarca y Blaque, Joaquín


(Huesca, 1780 - Lanzo, Turín, 1844). Estudió filosofía y se graduó de doctor en Derecho Civil y Canónico en la Universidad de Huesca (al parecer), trasladándose luego a Madrid a estudiar Jurisprudencia y a recibirse de abogado. Ejerció en Huesca, logrando una cátedra de Derecho Civil y el cargo de procurador general cerca de la corte eclesiástica. Canónigo doctoral en la catedral de Tarazona, 1804 (no figura sin embargo en la Guía del Estado Eclesiástico Seglar y Regular de España de 1805, en la que el doctoral es Francisco Antonio Sostoa). Fue encarcelado en 1808 por los franceses en Zaragoza, distinguiéndose ya entonces por sus opiniones antiliberales. En la Guía del Estado Eclesiástico Seglar y Regular de España de 1820 figura como canónigo doctoral, juez y examinador sinodal y de cruz, siempre en Tarazona. Cuando en 1822 el Gobierno desterró al obispo de esta diócesis, el capítulo eligió a Abarca para dirigirla, pero por sus opiniones tuvo que escapar a Francia, donde permaneció hasta la caída del sistema constitucional. Amigo y protegido de Calomarde. El 27 de septiembre de 1824 Fernando VII le nombró obispo de León, y a los pocos meses le hizo consejero de Estado. Ya en 1832 aparece su nombre involucrado en los sucesos de León, precursores del comienzo de la guerra carlista. A finales de octubre de 1832 el Gobierno le hizo volver a su diócesis de donde se fugó el 18 de enero de 1833, trasladándose a Portugal. Pasó al Cuartel General de Don Carlos, quien le nombró ministro universal. Durante la guerra carlista prestó grandes servicios a la causa, tanto en Francia como en Inglaterra. En 1836 los franceses estuvieron a punto de detenerle, pero pudo llegar a las Provincias Vascongadas. El mismo año Gregorio XVI le confirió jurisdicción sobre los sacerdotes y religiosos incomunicados, por motivos religiosos, de sus ordinarios. El 16 de febrero los liberales le condenaron a muerte en rebeldía, aunque en caso de ser habido tendría que ser oído: circunstancia que impugnó el fiscal José Alonso sin éxito. En 1839, enemistado Abarca con Maroto, se vio obligado a emigrar de nuevo. Cuando don Carlos también se exilió se reunió con él. (Panorama Español. Crónica Contemporánea, Madrid, 1842, I, entre p. 74 y 75; Pirala 2005; Páez 1966; Guía del Estado Eclesiástico Seglar y Regular de España, cit.)



0 / 0

Diccionario Biográfico de España (1808-1833)
De los orígenes del liberalismo a la reacción absolutista
Alberto Gil Novales


ENVIAR ENLACE WEB A AMIG@



Enviar a:


Nombre del remitente:


Email del remitente:


Asunto: