Diccionario Biográfico de España (1808-1833)
De los orígenes del liberalismo a la reacción absolutista
Alberto Gil Novales

Francisco de Goya, El 2 de mayo de 1808 o La lucha de los mamelucos (detalle), 1814. Museo Nacional del Prado (Madrid)   José Casado del Alisal, Juramento de los primeros diputados a Cortes en 1810 en la iglesia de San Pedro y San Pablo en San Fernando, Cádiz (detalle), 1813. Archivo del Congreso de los Diputados (Madrid)   Antonio Gisbert Pérez, Fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga (detalle), 1888. Museo Nacional del Prado (Madrid)

Para consultar el diccionario seleccione una inicial
a b c d e f g h i j k l m n o p q r s t u v w x y z

Para consultar el diccionario, puede buscar por texto.

 Buscar en nombres y títulos  
 Buscar en Descripciones  
Debe seleccionar tipo de búsqueda para activarla.
 Todas las palabras  
 Alguna palabra  
 Exactamente  



Caamaño y Pardo, Rafael


Natural de Galicia, sentó plaza de guardia marina en El Ferrol el 15 de febrero de 1782, navegó como es sólito por Europa y América, ascendiendo a teniente de fragata el 12 de abril de 1793. Al año siguiente pasó al servicio del gran maestre de la Orden de Malta, y el 2 de septiembre de 1796 fue nombrado encargado
de Negocios interino en Malta. Capitán de fragata graduado, y reformado, 14 octubre 1798. Retirado en esta fecha, pasó a disfrutar una encomienda de la Orden de San Juan en Yébenes (Toledo). Al comenzar la Guerra de la Independencia tuvo que colaborar a la fuerza con los franceses, aun favoreciendo en secreto la causa nacional. Propuesto para la Orden Real de España, afrancesada, la rechazó, fugándose de Yébenes por dos veces, por lo que los franceses
le decomisaron la encomienda. La tuvo, no obstante, el 24 de abril de 1810 (Gazeta de Madrid del 15 de mayo). Recibió algunas misiones de confianza tanto de Castaños como de Wellington, en las que se incluye la organización de paisanos armados para auxilio del ejército. Pide su encomienda a los franceses, el Gran Consejo de 12 de febrero de 1812 lo estima justo, pero sin más resolución que la de que se le tendrá presente. En 1813 reclamaba a las Cortes, haciendo valer sus servicios a la causa nacional, y su situación de indigencia. Las justicias y pueblo de Manzaneque (Toledo) le acusan de abusos cometidos en su época afrancesada, que él niega, y demuestra su patriotismo con infinidad de certificados. Sea como sea, la Hacienda nacional decide en 1814 que la encomienda siga secuestrada. El 14 de octubre de 1820 Caamaño vuelve a reclamar, y esta vez las Cortes, el 8 de noviembre, autorizaron al Gobierno para que premie y atienda al comendador Caamaño, en atención a sus méritos, circunstancias y perjuicios que sufrió desde 1814. (Caamaño 1820; Ceballos-Escalera 1997; Gazeta de Madrid, cit.)



0 / 0

Diccionario Biográfico de España (1808-1833)
De los orígenes del liberalismo a la reacción absolutista
Alberto Gil Novales


ENVIAR ENLACE WEB A AMIG@



Enviar a:


Nombre del remitente:


Email del remitente:


Asunto: