Diccionario Biográfico de España (1808-1833)
De los orígenes del liberalismo a la reacción absolutista
Alberto Gil Novales

Francisco de Goya, El 2 de mayo de 1808 o La lucha de los mamelucos (detalle), 1814. Museo Nacional del Prado (Madrid)   José Casado del Alisal, Juramento de los primeros diputados a Cortes en 1810 en la iglesia de San Pedro y San Pablo en San Fernando, Cádiz (detalle), 1813. Archivo del Congreso de los Diputados (Madrid)   Antonio Gisbert Pérez, Fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga (detalle), 1888. Museo Nacional del Prado (Madrid)

Para consultar el diccionario seleccione una inicial
a b c d e f g h i j k l m n o p q r s t u v w x y z

Para consultar el diccionario, puede buscar por texto.

 Buscar en nombres y títulos  
 Buscar en Descripciones  
Debe seleccionar tipo de búsqueda para activarla.
 Todas las palabras  
 Alguna palabra  
 Exactamente  



Ibáñez, Antonio Raimundo, conde de Orbaiceta y marqués de Sargadelos


(? - ?, 1809). Comerciante de Ribadeo, autor de Primera representación a S. M. don Carlos IV sobre la aduana de Ribadeo, 1788, que ya en este año pensaba establecer una herrería en Santiago de Sargadelos, pero no fue autorizado debido al daño irremediable que ocasionaría a los bosques circundantes. Autor de un «Discurso sobre la frecuencia de las inundaciones en España», que se publicó en el Memorial Literario. Convertido en industrial poderoso, introdujo linos desde Rusia, publicó una carta sobre el libre comercio de los granos, en el Espíritu de los Mejores Diarios, 1790. Consiguió la cédula de fundación de la fábrica de Sargadelos el 5 de febrero de 1791; de aquí saldrán objetos de uso civil, herrajes, y a partir del 20 de junio de 1794 material de guerra y municiones. Bajo la veste ilustrada, Ibáñez es un gran especulador, que hace mucho daño a la comarca en que se halla situada la fábrica. Aunque promete repoblar la zona con pinos y otros árboles, el daño es enorme, y además la fábrica aparece como un cuerpo extraño, que provoca aumento de precios, pero no favorece el nivel de vida de los habitantes. Gracias a los privilegios obtenidos, este capitalista puede actuar como un gran señor feudal, pasando por encima de los derechos ajenos. Si alguien no quiere colaborar con la fábrica, Ibáñez lo arrolla. Así, el descontento crece, y se hace especialmente patente entre diciembre de 1797 y abril de 1798 en las aldeas cercanas a Sargadelos. El 30 de abril de 1798 se intentó matar a Ibáñez, y los desórdenes se repiten en mayo sin éxito por esta vez; pero cuando llegó la Guerra de la Independencia sus vasallos-obreros aprovecharon el supuesto afrancesamiento del industrial para asesinarlo. Es probable que en este crimen los intereses aristocráticos se mezclasen con los proletarios, y la muerte de Ibáñez aparece así como expresión de las contradicciones del momento. Poco antes del suceso Goya había retratado al personaje. (Saurín de la Iglesia 1983; Camón 1959)



0 / 0

Diccionario Biográfico de España (1808-1833)
De los orígenes del liberalismo a la reacción absolutista
Alberto Gil Novales


ENVIAR ENLACE WEB A AMIG@



Enviar a:


Nombre del remitente:


Email del remitente:


Asunto: