Diccionario Biográfico de España (1808-1833)
De los orígenes del liberalismo a la reacción absolutista
Alberto Gil Novales

Francisco de Goya, El 2 de mayo de 1808 o La lucha de los mamelucos (detalle), 1814. Museo Nacional del Prado (Madrid)   José Casado del Alisal, Juramento de los primeros diputados a Cortes en 1810 en la iglesia de San Pedro y San Pablo en San Fernando, Cádiz (detalle), 1813. Archivo del Congreso de los Diputados (Madrid)   Antonio Gisbert Pérez, Fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga (detalle), 1888. Museo Nacional del Prado (Madrid)

Para consultar el diccionario seleccione una inicial
a b c d e f g h i j k l m n o p q r s t u v w x y z

Para consultar el diccionario, puede buscar por texto.

 Buscar en nombres y títulos  
 Buscar en Descripciones  
Debe seleccionar tipo de búsqueda para activarla.
 Todas las palabras  
 Alguna palabra  
 Exactamente  



Jaime Alfonso Martínez, alias el Barbudo


(Crevillente, Alicante, 26 octubre 1783 - Murcia, 5 julio 1824). Hijo de un jornalero pobre, comenzó al parecer su leyenda, su vida, de bandido generoso en 1806, incorporándose a la partida de los Muxicas, a los que suplantó en 1808, convirtiéndose en semiguerrillero contra los franceses. En 1813 disolvió su partida y se instaló en Crevillente, pero dos años después se produjo su nueva ruptura con la legalidad, una vez más por razones justas. El 23 de mayo de 1820 pide desde la sierra de Pila (Murcia) su reinserción social y política en la Constitución, y reiteró su petición en agosto. Al no lograrlo, ya en 1821 era de nuevo bandido, en colusión natural con los absolutistas. Si es auténtico el hallazgo de 1822, Jaime protesta de que no se le deje en paz. Pablo Morillo, Madrid, 14 mayo 1822, afirma que Jaime Alfonso se ha reducido a su antigua ocupación de ladrón (Diario Gaditano, 20 mayo 1822). En 1823 aceptó el perdón de las Cortes, entregándose el 25 de marzo de 1823 a las autoridades de Jumilla, dispuesto a luchar por la patria. Poco claro está el episodio, pero son las autoridades realistas las que le matan a traición, quizá para tapar algunos crímenes que Jaime había cometido por encargo de altos personajes. Pero conviene advertir que la política acaso es secundaria en la vida de Jaime (cf. Torras 1976). Parece que su cadáver fue descuartizado. Su leyenda se extendió rápidamente. (Hernández Girbal 1968; Torras 1976; Hallazgo 1822; Historia Barbudo 1876; Frutos 1934, p. 225; Huber 1828, II, p. 61-639; Pastor Petit 1979; los primeros socialistas se ocuparon de él, así Síxto Cámara en un drama ([cf. Barrantes 1854, p. 60]; Garrido 1868a, I, p. 130-188)



0 / 0

Diccionario Biográfico de España (1808-1833)
De los orígenes del liberalismo a la reacción absolutista
Alberto Gil Novales


ENVIAR ENLACE WEB A AMIG@



Enviar a:


Nombre del remitente:


Email del remitente:


Asunto: