Diccionario Biográfico de España (1808-1833)
De los orígenes del liberalismo a la reacción absolutista
Alberto Gil Novales

Francisco de Goya, El 2 de mayo de 1808 o La lucha de los mamelucos (detalle), 1814. Museo Nacional del Prado (Madrid)   José Casado del Alisal, Juramento de los primeros diputados a Cortes en 1810 en la iglesia de San Pedro y San Pablo en San Fernando, Cádiz (detalle), 1813. Archivo del Congreso de los Diputados (Madrid)   Antonio Gisbert Pérez, Fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga (detalle), 1888. Museo Nacional del Prado (Madrid)

Para consultar el diccionario seleccione una inicial
a b c d e f g h i j k l m n o p q r s t u v w x y z

Para consultar el diccionario, puede buscar por texto.

 Buscar en nombres y títulos  
 Buscar en Descripciones  
Debe seleccionar tipo de búsqueda para activarla.
 Todas las palabras  
 Alguna palabra  
 Exactamente  



Jaramillo, Guillelmo Atanasio de Cristóbal


Autor de Lecciones de gramática-ortográfica castellana, según y cómo la enseña en su Real Estudio, Madrid, 1800. Se titula catedrático de la materia (quiere decir maestro de escuela), y dice que aprendió taquigrafía en Madrid. Aunque no menciona el nombre de su maestro, sí lo hace del primoroso Arte de éste; se trata de Francisco de Paula Martí, pero el maestro, que era hombre de malas pulgas, manifestó en alguna ocasión el poco concepto en que tenía a Jaramillo. En diciembre 1800 - enero 1801 se le encuentra en polémica, al parecer filológica, con dos sujetos que firman con las iniciales S. de V. [pudiera ser Sebastián Eugenio de Vela, discípulo y yerno de Martí], y B. (Diario de Madrid, 3, 4 y 10 enero 1801). El 18 de abril de 1808 solicitó plaza de soldado distinguido en Reales Guardias Españolas para pelear contra los franceses, pero con tan mala fortuna que fue cogido por éstos con las manos en la masa, es decir, con munición, y fue condenado a fusilamiento sumarísimo. La intervención del intendente Juan Serra y Lloreda, del cirujano Ceresole y de un mameluco que le conocía de antes salva su vida, aunque se le obliga a presenciar la muerte de treinta y tres compañeros. Parece que Serra había actuado de acuerdo con el mayordomo del duque de Medinaceli. Después de este percance se fue a Guadalajara, y volvió a Madrid cuando los franceses abandonaron la ciudad. Se publica no obstante un aviso, en el que se titula profesor de gramática y de ortografía del idioma español; adelanta su curso nº 15, que debía comenzar el 1 de octubre, al 1 de julio, con el siguiente horario: a las 6 de la mañana en julio y agosto, a las 7 en septiembre, y por la noche a las 6 en octubre, noviembre y diciembre. Por lo demás sigue en todo las órdenes y preceptos del consejero de Castilla Sebastián de Torres. Se suscribe en la calle del Sordo, casa de los Italianos, cuarto bajo de la izquierda, desde las 8 de la mañana hasta las 11. Si los suscriptores no llegan a 18, se convertirá el curso en lecciones particulares, a razón de 20 pesetas cada uno (Gazeta de Madrid, 20 junio 1808). Con permiso de Castaños insertó una proclama Amados españoles y paisanos míos, en Diario de Madrid, 7 septiembre 1808, p. 165-167, contra los franceses y en favor de la religión, en cuya virtud se cosió y se lavó gratis la ropa de más de nueve mil soldados, para lo cual organizó una suscripción. Al tema se refieren sus avisos en el mismo Diario de Madrid, 18 septiembre 1808; y «A los subscriptores del lavado y cosido de la ropa blanca de los soldados», Diario de Madrid, 20 noviembre 1808. Seguía viviendo en la calle del Sordo, nº 15, cuarto bajo de la izquierda. El conde de Campo Alange había ocultado mucha riqueza en su casa, debidamente tabicada, pero Jaramillo, que se enteró por el albañil que había hecho la obra, lo denunció a la Central, que dio órdenes de recogerla. Después de llevar tres carros de pólvora a Madrid, el 1 de diciembre de 1808 fue a Carabanchel Bajo, a fin de recoger una proclama para el reclutamiento de mozos, y con ella el 2 fue a Toledo. Quiso sentar plaza en el batallón de estudiantes, pero al no ser admitido, se marchó a Sevilla, adonde llegó el 21 de diciembre. El Gobierno le nombró agregado temporero en la contaduría principal de Sevilla. El 27 de diciembre de 1809 se accedió a que pasase con igual destino a Cádiz. Después de solicitarlo varias veces, el de 14 junio de 1810 se le concedió el pase al ejército, y para poder sufragar su marcha dio dos cursos de taquigrafía. Los éxamenes de uno de ellos se anunciaron el 26 de agosto de 1810, en el noviciado de San Francisco de Cádiz, en cuya ocasión el catedrático leyó un discurso análogo a las circunstancias del acto y del día. El curso se había compuesto de dieciséis lecciones, y fue aprobado por siete alumnos, cuyos nombres constan. Después de un viaje por mar, llegó a Badajoz, en donde el general Mendizábal le nombró secretario de la Dirección y Subinspección General de Partidas de Guerrilla de Castilla la Vieja. De hecho estuvo a las órdenes del cura Manuel Antonio Iglesias, a quien llama héroe, párroco de Horcajo Medianero (Salamanca) y capitán de Observación, quien le encargó comisiones como las de cobrar las rentas de los grandes para equilibrar las partidas. En estas misiones estuvo en diversas ocasiones a punto de ser cogido y ejecutado por el enemigo. Por todo ello decide ir a ver a su general; esta vez va por Portugal, Évora, Arronches y Mértola, y Ayamonte. El 6 de agosto de 1811 Castaños confirió, tanto a Jaramillo como a su hijo Domingo Deogracias, despachos de tenientes del cuerpo de Húsares Francos de La Mancha. En Cádiz Jaramillo volvió a dar otro curso de taquigrafía, que en seguida publicó: Curso de taquigrafía española, o sea arte de escribir tan pronto como se habla, Cádiz, Carreño, 1811 (con nuevas ediciones en Londres, 1811, en La Habana, 1823, y en Cádiz, 1823 y 1840). En la introducción del Curso afirma que espera la muerte a manos de los franceses o de los afrancesados, «en cuyo caso no habré hecho otra cosa que cumplir con la obligación en que me constituyen Dios, mi patria, mi santa religión, las leyes y mi amado rey legítimo el Sr. D. Fernando VII». Según un aviso publicado en el Diario Mercantil de Cádiz, 30 diciembre 1811, firmado por Jaramillo, se estaba imprimiendo una Vida de D. Guillermo Atanasio Xaramillo, o sea, el lavandero de Madrid y trapisondas de la corte, que dio a luz D. Patricio Leal, que será su seudónimo. Cada jueves un pliego, doce cuartos por semanas adelantadas. El primer pliego se dará el 2 de enero de 1812. (De ello se burla Antón Verruga en Diario Mercantil de Cádiz, 18 enero 1812.) Anuncia también su 19 curso de gramática española, y el cuarto de taquigrafía, seis meses, 80 reales cada curso. En cuanto se reunan doce alumnos comenzarán las lecciones en la posada de la Paz, calle del Molino. En lugar del previsto martirio, chocó con Gallardo, con quien entabló una polémica; comenzó con Verdadero desafío que para el 24 de este mes de abril a la una del día frente a la parroquia de San Antonio, emplaza un madrileño honrado al infame, libertino, hereje... al autor del libro titulado... «Diccionario Burlesco», Cádiz, 1812; y fue jaleado en Desafío de dos vecinos madrideños. Que acaso se verificará el viernes 24 del corriente mes de abril de este año de 1812 en la plaza de San Antonio de esta ciudad de Cádiz a la una en punto del día, Cádiz, José María Guerrero, 1812, en el que se usa la grafía madrideño (con d, no ele). El cartel se fijó en las esquinas de Cádiz, aparte de venderse por el costo a cinco cuartos. Gallardo contestó con su Cartazo al Censor General; hubo otros folletos, se amenazó a Jaramillo con llevarlo a la casa de orates, y todo terminó con el arresto de ambos contendientes, y la recogida de los textos, tanto de Jaramillo, como de Gallardo. Se dice que Jaramillo envió una representación, protestando de su arrepentimiento, pero la cosa no parece segura. Lo que mandó fue una petición al gobernador de Cádiz, 25 abril 1812, para que le permitiera ir a su casa a fin de dar la lección de gramática castellana, que le servía de ayuda para mantener a la familia. La respuesta de Cayetano Valdés fue que le tenía por loco. En el Procurador General de la Nación y del Rey, 30 noviembre 1812, publicó un artículo comunicado; escocido porque El Redactor General había acuñado el término de «críticas xaramillescas», anuncia que no leerá nunca ningún papel impreso en Cádiz, dice que le gustaría ser uno de los héroes de la religión y de la patria, pero su modestia no le pone a la altura del Sr. Esperanza, PP. Simón López, Alvarado, Vélez, marqués de Villa Panés y editor del Procurador General de la Nación y del Rey, que son sus ídolos. «La Xaramillada. Poema heroico-cómico» aparecido en El Redactor General, 9 diciembre 1812, pone en solfa, con cierta gracia, el famoso desafío. Se publicó también Inversión oportuna e inesperada que don... ha hecho de 100 reales que le remitió don Bartolomé José Gallardo. Sentencia criminal pronunciada contra el primero, y otras friolerillas, Cádiz, 1813, que se vendía a seis cuartos, impreso recomendado por el Procurador General de la Nación y del Rey, nº 141, 18 febrero 1813, y reseñado en suplemento a El Redactor General, 31 julio 1813, en la que Jaramillo, si es él el autor, cuenta su historia desde el 2 de mayo; los 100 reales de Gallardo le sirvieron para una misa, le visitaron dos médicos, Puga y Ramos, quienes no le hallaron loco, fue desterrado, con apercibimiento, y apeló. Se consuela en que es católico. La reseña lo toma a broma: «¡Sublime Xaramillo! Tu cabeza, / Tu original cabeza es un portento». Jaramillo publicó también las Guía(s) de la Real Hacienda de España, Madrid, 1815 y 1816. Después perdemos su rastro. (Palau y Dulcet 1948 y 1990; Jaramillo 1811; AGMS; Rosell 1960; Diario Mercantil de Cádiz, cit. y 26 agosto y 7 septiembre 1810; El Procurador General de la Nación y del Rey, cit.; El Redactor General, cit. y 19, 21 abril y 28 mayo 1812; Riaño de la Iglesia 2004)



0 / 0

Diccionario Biográfico de España (1808-1833)
De los orígenes del liberalismo a la reacción absolutista
Alberto Gil Novales


ENVIAR ENLACE WEB A AMIG@



Enviar a:


Nombre del remitente:


Email del remitente:


Asunto: