Diccionario Biográfico de España (1808-1833)
De los orígenes del liberalismo a la reacción absolutista
Alberto Gil Novales

Francisco de Goya, El 2 de mayo de 1808 o La lucha de los mamelucos (detalle), 1814. Museo Nacional del Prado (Madrid)   José Casado del Alisal, Juramento de los primeros diputados a Cortes en 1810 en la iglesia de San Pedro y San Pablo en San Fernando, Cádiz (detalle), 1813. Archivo del Congreso de los Diputados (Madrid)   Antonio Gisbert Pérez, Fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga (detalle), 1888. Museo Nacional del Prado (Madrid)

Para consultar el diccionario seleccione una inicial
a b c d e f g h i j k l m n o p q r s t u v w x y z

Para consultar el diccionario, puede buscar por texto.

 Buscar en nombres y títulos  
 Buscar en Descripciones  
Debe seleccionar tipo de búsqueda para activarla.
 Todas las palabras  
 Alguna palabra  
 Exactamente  



Macdonald, Étienne-Jacques-Joseph-Alexandre, duque de Tarento


(Sancerre, Francia, 17 noviembre 1765 - ?, 7 septiembre 1840). Originario de una familia escocesa pasada a Francia bajo Luis XIV, teniente en 1784 en un regimiento irlandés, sirve en Holanda, pero en 1792 pasa a las órdenes de Beurnonville, es nombrado edecán de Dumouriez, y alcanza el grado de teniente coronel en Jemappes, 7 noviembre 1792. General en 1793, sirve en los ejércitos del Rhin y de Italia, y es nombrado el 11 de julio de 1798 comandante de las tropas francesas de Roma. Sigue la evolución de la guerra en Roma y Nápoles, reino que abandona por orden del Directorio. Después de ser batido en Trebbia, 17-19 junio 1799, es nombrado comandante militar de Versalles, y secunda a Bonaparte el 18 Brumario. Enviado al ejército del Rhin, a las órdenes de Moreau, en marzo de 1801 es nombrado ministro plenipotenciario en Dinamarca, de donde regresa en 1803. La desgracia de Moreau y de Pichegru le arrastra, pero vuelve a la actividad con la campaña de 1809 en Austria y Alemania. La victoria de Wagram, 6 julio 1809, le vale el ser promovido mariscal en el campo mismo de batalla. En 1810 es enviado al ejército de Cataluña. El 23 de mayo lanza desde Gerona una proclama A los bons habitants de Cataluña, a los que invita a abrir los ojos, reconocer que sus intereses coinciden con la nueva dinastía napoleónica, y terminar así la guerra (Diario de Barcelona, 19 junio 1810). Un suplemento al Diario de Barcelona del 7 de julio publica un decreto suyo, dado en Gerona el 27 de mayo, por el que prohíbe todos los impuestos arbitrarios e ilegales establecidos por diversas autoridades. Queda claro que los llamados derechos de puertas no son abolidos. Por decreto del 21 de julio de 1810 cesa a Font y Closas en sus funciones de comisario de Policía, y nombra en su lugar a Blondel (Diario de Barcelona, 23 y 24 julio 1810). El mismo día 21 regula la extensión de pasaportes en Barcelona, que hasta entonces se había hecho equivocadamente (Diario de Barcelona, 25 y 26 julio 1810). En fecha indeterminada reunió en Gerona una junta de personas distinguidas, ante las que pronunció un discurso en el que ponderó los logros en la normalización de la vida que él representaba. Le contestó un personaje del que no se da el nombre, quien dijo del mariscal que quería «quitar todo mal y hacer todo bien». Si quería ganarse a su auditorio, no es muy diplomático decir que Gerona, Hostalrich, Lérida y Mequinenza habían sucumbido (Diario de Barcelona, 26 julio 1810). Por decreto del 9 de julio regula la requisa de vehículos y bagajes para el servicio del ejército, a los que otorga las mismas raciones, etc., que reciben los soldados (Diario de Barcelona, 27 julio 1810). Con la excusa de la libertad de comercio, el 24 de junio da normas que faciliten la introducción de mercancías francesas, vía Perpiñán (Diario de Barcelona, 28 julio 1810). El 4 de agosto convierte el corregimiento de Barcelona en una intendencia, nombra intendente provisional a Luppé, y secretario general del Gobierno de Cataluña a Souque (Diario de Barcelona, 13 agosto 1810). De acuerdo con Suchet logró grandes victorias (el 22 de diciembre de 1810 el propio Suchet, anuncia su incorporación al sitio de Tortosa), que hicieron pensar a Napoleón que podía decretar la anexión de Cataluña. Macdonald se lo desaconsejó, y por esta vez fue escuchado. El 9 de abril de 1811 rectificó la sentencia impuesta a los que habían intentado apoderarse del castillo de Montjuich en Barcelona, en perjuicio de los interesados (se publica en Diario de Barcelona, 14 abril 1811). En su orden del día del 15 de mayo confirma la victoria sobre Campoverde en Figueras y que la banda de Manso ha perdido más de cien hombres. En cambio los pequeños establecimientos franceses de la Rápita han sido arrasados por la flota inglesa: queda el consuelo de que la defensa ha sido heroica (Diario de Barcelona, 20 mayo 1811). Figura con los títulos de gran águila de la Legión de Honor y caballero de la Corona de Hierro. El mismo día firma un decreto, publicado más tarde, sólo en español, importante para la regulación de los mercados, que en una situación normal hubiese sido muy alabado. El problema, como siempre, estriba en que por mucha razón que tenga emana de una usurpación, pero no dejará de sentar un precedente para épocas posteriores. Dispone que los granos se medirán por cuarteras, el vino, vinagre y demás licores por barrilones, el aceite por cuartales, y todo lo que vende a peso lo será por quintales. Todos los pesos y medidas deberán estar autorizados por el cuerpo municipal. Establece los derechos que pagan cada uno de los artículos y las normas de sanidad para carnes y pescados. Se prohíbe mezclar leche de diferentes animales y venderla cuando se vuelve agria. Estas disposiciones obligan también a los revendedores, y todas las infracciones llevan multa aparejada (Diario de Barcelona, 7 junio 1811). El día 18 aprieta las tuercas en materia de impuestos, ordenando una contribución de 120.000 francos, en reemplazo de lo que se debe por el cuarto trimestre de 1810 (ya que había habido una interpretación abusiva de la ley, que declaraba exentos de tributar a los billetes de la rifa) (Diario de Barcelona, 21 mayo 1811). Con fecha de 20 de mayo de 1811, pero publicado casi un mes después, Macdonald obliga a todos los funcionarios del Gobierno de Cataluña, con sueldos de mil francos, a suscribirse al Boletín de los Actos del Gobierno, por el que pagarán doce francos anuales, que les serán descontados. Los demás pueden suscribirse voluntariamente. El número suelto se vende a dos francos. Considerando que las operaciones militares y la dificultad de las comunicaciones han impedido tener las colecciones completas, se hará una nueva edición de los números de 1810, que se suministrará a los funcionarios por diez francos (y quince si no tuviesen sueldo) (Diario de Barcelona, 14 junio 1811). El 25 de mayo exige el pago de derechos por los objetos coloniales, que todavía no hubiesen sido satisfechos (Diario de Barcelona, 27 mayo 1811). El mismo día da otro decreto, muy duro, contra la resistencia, todos los habitantes, y especialmente las cabezas de todos los comunes de Cataluña, serán responsables de los delitos de asesinato, deserción y rapto cometidos a militares franceses. Si perecen soldados imperiales en el territorio de una aldea, y no lo son por efecto de tropas regulares enemigas, el lugar donde ocurran los hechos será pillado e incendiado. Todo individuo sorprendido con armas en la mano, no perteneciente al ejército, será ahorcado, sin otra formalidad de proceso. El enganchamiento tiene pena de la vida. Cualquier maquinación contra la seguridad del ejército, no denunciada, caerá bajo los artículos más duros del Código Penal. Se dispone que el decreto sea reproducido en la orden del ejército, que se imprima aparte y se fije en todos los comunes (Diario de Barcelona, 29 mayo 1811). El mismo día establece que no se devuelvan sus bienes a ningún emigrado vuelto a la ciudad, si no estuviese al corriente de sus obligaciones impositivas (Diario de Barcelona, 4 junio 1811). Sólo en francés, otro decreto del 25 de mayo sobre el contrabando de tabaco, que desde Francia se introduce en Barcelona (Diario de Barcelona, 9 junio 1811). Para remediar la escasez económica del Ayuntamiento de Barcelona, Macdonald, el 27 de mayo, retira a los propietarios el derecho de barrer y vender las inmundicias que se acumulan delante de sus casas, así como las de las letrinas, y lo traspasa al Ayuntamiento (Diario de Barcelona, 31 mayo 1811). Dice el 28 de mayo de 1811 que por su decreto del 17 de noviembre quedó arreglado el asunto de las contribuciones directas, asemejadas lo más posible a lo que se paga en Francia, y como el pago referido vence el 1 de enero de 1812, desarrolla en un nuevo decreto las disposiciones prácticas aclaratorias de aquel decreto (Diario de Barcelona, 3 junio 1811). Comunica en su orden del día delante de Figueras, 22 junio 1811, que las operaciones van muy bien y que los periódicos ingleses se hacen eco de una gran batalla ocurrida cerca de Badajoz, resuelta desgraciadamente a favor de los franceses. El periódico se pregunta si será la de La Albuera (Diario de Barcelona, 23 junio 1811). Dos cartas al ministro de la Guerra, Figueras, 17 y 19 agosto 1811, se publican tardíamente en Diario de Barcelona, 22 diciembre 1811, la primera también en Gazeta de la Junta Superior del Reino de Valencia, 22 octubre 1811. En su decreto de Figueras, 8 octubre 1811, so pretexto de favorecer el conocimiento de las leyes, obliga a todos los pueblos de Cataluña a suscribirse al Boletín de los Actos del Gobiermo (medida tomada por segunda vez, lo que quiere decir que la primera no se había cumplido). Por otro decreto, Figueras, 13 octubre 1811, dado para cortar el agio, los durillos antiguos valdrán un real más que los durillos nuevos (ambos Diario de Barcelona, 16 diciembre 1811). La ejecución en Balaguer del comandante Francisco Montardit provoca una enérgica carta en pro de la regularización de la guerra, que le envía Luis Lacy, Berga, 12 octubre 1811, y se publica en Diario Mercantil de Cádiz del 15 y 16. Participa en la campaña de Rusia en 1812, aun toma parte el 2 de mayo de 1813 en la victoria de Lützen, pero tiene que proseguir la retirada y el esfuerzo, batiéndose en Wachau, 16 octubre 1813, y en Leipzig, 19 octubre. Le toca después combatir en la propia Francia. El 4 de abril de 1814 Napoleón le encarga, junto con Ney y Caulaincourt, de las negociaciones con los aliados. Tras la abdicación de Napoleón, reconoce a los Borbones. Con los Cien Días acompaña a Luis XVIII a la frontera, y se inscribe como simple granadero en la Guardia Nacional. Con la segunda Restauración es nombrado comandante del ejército del Loira. Gran canciller de la Legión de Honor, 2 julio 1815; ministro de Estado, 5 octubre 1815; miembro del Consejo Privado del rey, y comandante de la 21 Región Militar. Sus Souvenirs se publicaron póstumos en 1892 (Jacques Garnier en Tulard 1987; Martin 1969; Gazeta Nacional de Zaragoza, 30 diciembre 1810; Diario Mercantil de Cádiz, cit.)



0 / 0

Diccionario Biográfico de España (1808-1833)
De los orígenes del liberalismo a la reacción absolutista
Alberto Gil Novales


ENVIAR ENLACE WEB A AMIG@



Enviar a:


Nombre del remitente:


Email del remitente:


Asunto: