Diccionario Biográfico de España (1808-1833)
De los orígenes del liberalismo a la reacción absolutista
Alberto Gil Novales

Francisco de Goya, El 2 de mayo de 1808 o La lucha de los mamelucos (detalle), 1814. Museo Nacional del Prado (Madrid)   José Casado del Alisal, Juramento de los primeros diputados a Cortes en 1810 en la iglesia de San Pedro y San Pablo en San Fernando, Cádiz (detalle), 1813. Archivo del Congreso de los Diputados (Madrid)   Antonio Gisbert Pérez, Fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga (detalle), 1888. Museo Nacional del Prado (Madrid)

Para consultar el diccionario seleccione una inicial
a b c d e f g h i j k l m n o p q r s t u v w x y z

Para consultar el diccionario, puede buscar por texto.

 Buscar en nombres y títulos  
 Buscar en Descripciones  
Debe seleccionar tipo de búsqueda para activarla.
 Todas las palabras  
 Alguna palabra  
 Exactamente  



Pablo y Antón, Joaquín de, alias Chapalangarra


(Lodosa, Navarra, h. 1785 - cerca de Valcarlos, Navarra, 13 octubre 1830). Luchó en la Guerra de la Independencia a las órdenes de Espoz y Mina, como jefe del primer batallón de Aragón, sexto de la división navarra. Se distinguió en la acción de Arlabán, 25 mayo 1811 (Gazeta de Aragón, 22 junio 1811). En febrero de 1821, siendo coronel, se hizo cargo del mando militar de Bilbao. Poco después se puso al frente de una columna de milicianos locales y soldados enviada en socorro de Álava, donde se habían hecho fuertes los insurgentes realistas mandados por el escribano Piñedo, infringiéndoles el 21 de abril de 1821 una sonada derrota en Ochandiano y Ubidea. A finales de año, sin embargo, al mando de las tropas del batallón de Sevilla y Milicia Nacional Activa de Ávila, recorría vanamente el territorio vizcaíno en persecución de las partidas de Zabala, Laniz-Barrutia, Francho Bérriz y otros. El 26 de marzo de 1823 defendió Pamplona, atacada por Santos Ladrón. Después emigró a Inglaterra. En 1830 tomó parte en la expedición de Vera, pese a que sus relaciones con Mina no podían ser peores, y murió víctima de su arrojo. Hay discusión sobre si los realistas se ensañaron con su cadáver o no. (Núñez de Arenas 1963; Morrás 1974; Iribarren 1965; Guiard 1905; Diccionario Historia 1968; Baroja 1918a y 1918b; Llorens 1968; AGMS, expte. Ezpeleta)



0 / 0

Diccionario Biográfico de España (1808-1833)
De los orígenes del liberalismo a la reacción absolutista
Alberto Gil Novales


ENVIAR ENLACE WEB A AMIG@



Enviar a:


Nombre del remitente:


Email del remitente:


Asunto: